Colt Diseña la primera fachada biorreactiva del mundo

El proyecto " La Casa BIQ"

En Febrero, os escribimos  acerca de un proyecto de desarrollo que Colt estaba realizando sobre  una fachada biorreactiva mediante la utilización de  microalgas : esto es ya una realidad en la Casa BIQ, el primer proyecto piloto del mundo para mostrar una fachada biorreactiva en la Exposición Internacional de la Construcción (IBA) en Hamburgo.

De la teoría a la práctica: la fachada de microalgas está en su lugar

El edificio de 15 apartamentos dispone de un sistema llamado Bio Intelligence Quotient (BIQ House), diseñado para que la microalga en la fachada crezca bajo la luz solar directa.

Los dos secretos principales del edificio son:

  • Su fachada biológicamente adaptable formada por algas vivas sumergidas en agua.
  • Persianas multifuncionales que servirán de biorreactores.

En el interior de las lamas que actúan como tanques de paredes delgadas y transparentes, las algas viven en una solución de agua que proporcionan nutrientes y el dióxido de carbono a través de un sistema automatizado. Cada tanque se fija en las paredes exteriores del edificio de manera que puedan girar hacia el sol, de manera similar a la tecnología utilizada en los colectores solares.

tl_files/images/news/biofacade-3.jpg

El sistema de lamas se conforma por 129 paneles de 2,5m x 0,7 m, y 5cm de espesor, que recubren las fachadas sureste y suroeste del edificio; en su interior crecen las microalgas en un circuito cerrado de agua, que gracias al sol realizan la fotosíntesis, transformando el dióxido de carbono y los nutrientes en biomasa.  Esta biomasa es la que se se utilizará para generar el biogás y proporcionar energía en forma de combustible, además de la generación del agua caliente para los 17 apartamentos del edificio, obtenida por el intercambio de calor del circuito cerrado en el que viven las algas y los depósitos del agua caliente sanitaria. En esta generación de biomasa, se ha demostrado que las microalgas tienen una mayor eficiencia que la soja, la mostaza, la palma o el girasol.Cuando el alga crece, sobre todo en verano, proporciona sombra y un clima fresco. El exceso de calor captado se transfiere a tanques de agua salina debajo del edificio para su uso posterior. Cuando la alga crece a un nivel considerable, se procesa en una instalación dentro del edificio donde la biomasa de las algas secas se convierte en biogás que puede ser quemado para proporcionar calor en el invierno. Así, el edificio hace uso tanto de la energía solar térmica y geotérmica permitiendo que se calienta y se enfría sin utilizar combustibles fósiles.

Estos organismos ayudan al control lumínico del interior, al actuar como lamas traslúcidas, a la vez que confieren una identidad y una estética al edificio.

Cada panel contiene 24 litros de fluido, entre dos vidrios colocados en una estructura de aluminio; un conducto de entrada y otro de salida garantizan el continuo flujo de unos a otros, impulsado por aire comprimido. Así se consigue que no se pudran. Además, se inyecta en el sistema dióxido de carbono de forma homogénea, que ayuda en el crecimiento de las algas; se puede ver desde la calle y desde el interior cómo las burbujas de gas recorren el circuito.

tl_files/images/news/biofacade-1.jpg           tl_files/images/news/biofacade-2.jpg

El equipo de desarrollo

El sistema de fachada innovador es el resultado de tres años de investigación y desarrollo por Colt Internacional en base a un concepto de biorreactor desarrollado por SSC Ltd y el trabajo de diseño dirigido por la consultora internacional de diseño e ingeniería, Arup. El apoyo financiero provino de la iniciativa de investigación del Gobierno alemán "ZukunftBau”.