¿Es seguro el enfriamiento evaporativo?

Cuando se habla de sistemas de humidificación adiabática – conocidos también como enfriamiento evaporativo-, una de las principales dudas que pueden surgirle al usuario radica en conocer la seguridad que ofrecen estos sistemas para controlar la bacteria legionella. El presente artículo explica los riesgos que debemos controlar, así como las prestaciones que ofrece nuestro equipo Colt CoolStream para garantizar que nuestro sistema de enfriamiento evaporativo es completamente seguro.

Los riesgos a controlar

La transmisión de la bacteria legionella a las personas se realiza a través de la inhalación de aire con gotas de aerosoles que contengan la citada bacteria, por lo que los principales riesgos que se deben controlar son:

  1. Temperatura del agua: la reproducción de la legionella se produce con temperaturas que oscilen entre 25 º C y 55 º C (ver gráfico adjunto), por lo que la temperatura del agua es un factor clave en el control del crecimiento de las bacterias en el sistema de ventilación. En consecuencia, minimizar la cantidad de legionella en el agua es el primer paso para controlar el riesgo de infección.

  2. Aerosoles en aire: si el sistema de refrigeración atomiza agua que contiene la bacteria, existe riesgo de inhalación de legionella.

¿Significa esto que la refrigeración adiabática no es segura? En absoluto, siempre y cuando sepamos prevenir correctamente los riesgos citados y nos cercioremos que el sistema cuente con la certificación de higiene adecuada.

¿En términos de seguridad, qué debe garantizar un sistema de enfriamiento evaporativo?

  1. Control de temperatura del agua: La calidad del agua de suministro es un punto clave, por lo que el sistema de control debe informar y chequear periódicamente los parámetros necesarios. Asimismo, el sistema debe estar diseñado para mantener Tagua <20 ºC, incluyendo asimismo mecanismos de seguridad que deben entrar en funcionamiento en caso de que se detectaran temperaturas superiores a 25ºC.

    El sistema Colt CoolStream utiliza sólo agua potable, purga el agua con regularidad, monitoriza su temperatura y prevé un ciclo de secado diario, con el fin de eliminar cualquier posible proliferación de legionella. Asimismo, el equipo dispone de un elemento de seguridad adicional el cual garantiza que, en caso de fallo en el equipo, se vacíe la totalidad del agua en la instalación y posteriormente se seque la misma, y en caso de fallo de suministro eléctrico, el agua se vacíe de forma automática mediante una válvula de drenaje segura.

  2. Control de la velocidad del aire: Se debe garantizar que no se generen aerosoles durante el proceso de enfriamiento evaporativo, pudiéndose proceder de 3 maneras diferentes:

    a. Garantizar que las gotas de agua tendrán un tamaño>5 μm. Esta solución, sin embargo, es muy arriesgada, pues también se crearán micro gotas, aumentando el riesgo de inhalación de las bacterias. Asimismo, requiere de un mantenimiento muy frecuente y sistemas automáticos de desinfección.

    b. Aceptar la formación de microgotas, pero a su vez asegurando una completa desinfección del agua para evitar la contaminación de la misma. Esta solución sin embargo puede acabar siendo muy costosa tanto en términos de instalación como de operatividad.

    c. La solución más común es prevenir la formación de gotas, utilizando un panel rígido húmedo de absorción. En este caso, sin embargo, merece la pena detenerse un momento a analizar el tipo de ventilador que se utiliza: mientras que el ventilador axial garantiza una óptima distribución del aire sobre la cara del medio húmedo, las grandes unidades centrífugas utilizadas por muchos equipos del mercado tienden a proporcionar una distribución menos uniforme.